Foto-Elena-con-Botones

En la calle Cortes de Aragón de Zaragoza, encontramos la mercería El Siglo. Elena Marín, propietaria de la misma es quien nos recibe y atiende a nuestras preguntas. Se trata de una mercería de venta al detalle en la que encontramos una gran variedad de productos. Observamos una destacada presencia de las referencias destinadas al reciclaje y costumización de prendas (pegatinas, cintas para dobles postizos y ensanche de prendas, cremalleras… y, por otro lado, aplicaciones decorativas; encajes, pasamanerías, tapacosturas…artículos que imprimen un nuevo y personalizado aire a prendas olvidadas en nuestro armario. “Estos artículos son los que más demanda están teniendo, mientras que, los considerados como “reparadores”, entre ellos el hilo de zurcir, las agujas de coger puntos de medias y los repuestos para la corsetería, tienen una salida más relajada”, señala nuestra entrevistada.

Las marcas
Los productos de marcas reconocidas son los que el mercado requiere ya que son garantía de calidad y novedad. Entre los artículos que nos propone esta mercería observamos una destacada presencia de hilos de la marca DMC, seguida de Anchor, Presencia, Cose (Hislabor), Dalay, Hombreras Ideal, Botones Disgosa, Fernandez Balaguer, P&B, Byetsa, Eusebio Sánchez…

Solamente artículos para las labores y la costura
En El Siglo, solamente encontramos los productos que se identifican con la mercería en sí misma. “No trabajamos el género de punto debido a la desigual competencia de algunos grandes comercios y de otros tipos de negocio con los que es muy difícil competir, por no decir imposible”.

Talleres en la propia tienda
En este establecimiento se imparten cursos de encaje de bolillos, punto y ganchillo, patchwork, costura de supervivencia y de indumentaria aragonesa. “Los más solicitados son los de elaboración de indumentaria tradicional, patchwork básico, elaboración de pequeños detalles de decoración ó muñecos, bordado libre y bolillos”.

La importancia de las redes sociales
Elena Marín apoya el protagonismo de las redes sociales ya que, “a través de ellas, las seguidoras de las manualidades textiles conocen en que campo se mueven las últimas tendencias”.

Despertar el interés de nuevos targets de mercado
Abrir nuevos horizontes y en este caso el del target de mujeres jóvenes, pasa, según nuestra entrevistada, “por proponer ideas frescas. El bordado libre o contemporáneo gusta mucho a la gente joven porque no es tan encorsetado como el punto de cruz o el yugoslavo y permite desarrollar la creatividad enormemente. Imperan las realizaciones que puedan lucir personalmente en detrimento de las destinadas a la decoración del hogar. Huyen de los colores (blanco y beige) y se centran en una gran variedad de colores destinados a labores de realización fácil y rápida”.

Tres escaparates
Los tres escaparates de El Siglo se cambian una vez al mes. “Aparte de mis propios escaparates, participo en todos los concursos y actividades que tengan que ver con el escaparatismo, e incluso, colaboramos con otros comercios del barrio. El escaparate es un medio de comunicación que siempre me ha preocupado y me sorprende mucho el poco cuidado que en ellos tiene nuestro sector”.

Leave a comment