7164bbe2-11bc-4e53-b78b-26aa1bc38f07

Encontramos a Petra Maestre en la Avda. Portugal nº 2 en Cáceres. Un establecimiento dedicado única y exclusivamente a las lanas e hilados para tricotar con agujas o ganchillo. Ella es la propietaria de la misma y quien la dirige y atienda a nuestras preguntas.

Tres marcas referentes del sector
En la oferta de esta tienda encontramos tres marcas consideradas muy importantes dentro del sector del tejido artesanal: Fil Katia, Valeria di Roma y DMC. Con estos hilados, las tejedoras primerizas aprenden los primeros pasos y las ya expertas en la materia, descubren nuevos puntos e ideas. Tenemos curiosidad en saber cuál es el perfil de mujer que actualmente teje y trasladamos a Petra esta pregunta. “La mayoría son de mediana edad, de 50 años en adelante, pero últimamente cada vez hay más jóvenes que se muestran interesadas en introducirse en este sector tan creativo, e incluso, también algunos hombres se deciden a probar”, nos responde.

Las labores de más éxito
“Mis clientas tejen, como es obvio, lo que ellas prefieren pero las realizaciones que están teniendo más éxito son la ropita para el bebé, bufandas, gorros y amigurumis”.

Asesoramiento detrás del mostrador
Petra no tiene taller en su tienda por razones de espacio pero asesora y orienta detrás del mostrador, guiando las labores de sus clientas cuando ellas así se lo piden.

La selección de la clienta
Los hilados más solicitados varían en función de la temporada y de las tendencias. En estos momentos, las calidades que más y mejor están funcionado son las lanas de nudois, baguillas, estampadas y, por descontado, el mohair. “Las de materias naturales están siendo muy requeridas y también las de pelo”, subraya nuestra entrevistada.

El escaparate siempre en cambio activo
Nuestra entrevistada sabe de la importancia del escaparate y nos comenta que lo cambia con mucha frecuencia. “Hay temporadas en que se presta más a cambiarlo, bien sea por el producto de tendencia o por los colores”.

Ofertas
Petra no es amante de las ofertas y descuentos habituales en muchas tiendas pero lo que sí ofrece a precios muy reducidos son los ovillos que van quedando sueltos. Con ellos las amantes del tricotado manual realizan labores muy bonitas y atrevidas debido a los contrastes de colores y gruesos entre unos ovillos y otros.

Cuarenta y ocho años de historia
Tricolan cuenta con un bagaje de 48 años de historia. “Somos muy conocidos en la comarca, tanto en la propia ciudad como en los alrededores. Nuestro principal objetivo es el de ofrecer a nuestras clientas un trato muy cercano. Nos gusta esta cercanía ya que nos hace más fácil la relación entre vendedora/clienta. Además, también vendemos a través de la red, concretamente en nuestra página de Facebook (https:m.facebook.com/tricolanteje/)”, subraya Petra al concluir nuestra entrevista.

Leave a comment