image004

Que las ondulinas son un producto versátil que se adapta a muchas y diversas realizaciones es algo que todos sabemos, pero bueno es recodarlo.

Antiguamente su principal papel radicaba en la aplicación de las mismas en los vestidos (traje de flamenca y vestiditos para las niñas) y también, en el ajuar del hogar (cenefas en mantelerías y textil de cocina). Sin embargo ahora, las vemos incluso en el apartado de bisutería textil, tan elogiada y requerida en estas últimas temporadas.

La bisutería textil
Collares, pendientes, pulseras…se han movido hasta ahora en el campo de los metales (oro, plata, cobre, latón) con la colaboración de aplicaciones adicionales (piedras semipreciosas y abalorios de madera o materiales sintéticos). No obstante, la bisutería textil está adquiriendo un impresionante auge gracias a las últimas tendencias de la moda. Pasarelas, y revistas se hacen eco de este fenómeno textil y en este camino, tienen un importante rol las ondulinas, pasamanerías y cordones, artículos todos ellos que encontramos en las colecciones de Miguel García Fábrica Textil.

Incorporaciones puntuales en cada temporada
Esta firma presenta dos colecciones anualmente. En ella se mantienen los clásicos de siempre, tanto en colores como en anchos y diferentes materias que entran a formar parte de la composición de las mismas. Las ondulinas que presentan los brillos del lurex son una de estas incorporaciones que se han convertido, a estas alturas, en un clásico inamovible gracias a la gran demanda que tienen. Y, por descontado, siempre se unen a los clásicos, las novedades de la temporada. Al empezar este reportaje hacíamos mención de la versatilidad que caracteriza a este producto y lo ratificamos una vez más.

En La Feria
Los pendientes realizados con este producto nos llegan de anteriores temporadas pero, evidentemente reinterpretados en cada temporada. En la Feria de Abril los hemos visto adornando los pendientes de la mujer andaluza. En versión solitaria o acompañando aros de dimensiones contundentes para asociar dos símbolos del tradicional traje de flamenca: los aros y las flores.

En la calle
En la calle, también observamos la presencia de estas flores, bien sea en pendientes de discretas dimensiones o en grupos de flores de intencionados contrastes multicolor color si hablamos de los collares que van a ser la sensación de la temporada. Una especie de retorno a los nostálgicos años 70 en los que la pasión Passion Flower desataba un éxito indiscutible así como también, la moda ad-lib, siempre deliberadamente sujeta al blanco impoluto. El vintage nos redescubre nuevas aplicaciones y esta es la fuente de inspiración para creadores de moda y personas creativas a las que gusta experimentar y desarrollar sus nuevas ideas.

Leave a comment