alfombracalada-a-

Para que una disciplina artesanal pase de ser “exclusividad” del entorno de las mujeres de la tercera edad para convertirse en un punto de inflexión que despierte la atención de las ventiañeras, es preciso que algunas de ellas nos convenzan con sus palabras y, por descontado, con sus realizaciones, potencialmente muy atractivas. Laura Carmona es una de ellas. Nos habla del ganchillo con pasión y nos reitera que, en la reinterpretación radica el éxito.

¿Qué te llevó a especializarte en el ganchillo?
El hecho de haberme criado rodeada de estas realizaciones gracias a mis abuelas, hizo que en su día me sintiera interesada por este maravilloso mundo y, en todas mis mudanzas, estas creaciones han ido siempre conmigo. Ahora las mantas de mis abuelas, y también las mías, son las que gobiernan mi casa.

¿Tienes tu propio blog? ¿Das clases? ¿Se pueden comprar tus realizaciones a través de la red? ¿Expones en ferias?
Hace ya más de 6 años, tengo mi propio blog, una parte muy importante de Susimiu. Allí subo muchísimos tutoriales, y cuento un poco de mi misma. Y, por otra parte, desarrollo talleres en Barcelona, Madrid, Córdoba, Sevilla, Málaga, Valencia, Bilbao, A Coruña, Gijón…mis productos se pueden ver y comprar a través de mi web y tienda online: www.susimiu.es. No suelo exponer en ferias, pero si he ido a muchas, como Creativa, BEC, o como Handmade Barcelona; siempre de tallerista.

¿Cómo trabajas el ganchillo?
Intento reinterpretar los procesos tradicionales, pero siempre adaptándolos a nuestra actualidad. Mi propia imagen (soy joven, tengo 29 años), la uso mucho para promocionar mis productos y patrones. Doy un giro a la idea de “ganchillo para abuelas” para convertirlo en un hobby que atrae ahora, a gente de todas las edades y, aunque parezca paradójico, a las más jóvenes.

¿Dónde tienes instalado tu taller?
En la buhardilla de la casa dónde vivo rodeada de hilos, agujas, ovillos, máquina de coser…

El trapillo es una de las materias con la que te gusta trabajar. ¿Es así?
El trapillo ha estado muy presente en mis realizaciones pero ahora lo estoy substituyendo por la cuerda de algodón trenzado que, por su grosor, invita a realizar piezas de grandes dimensiones, entre ellas, alfombras y elementos de decoración del hogar.

¿Y qué nos aconsejas realizar con hilos clásicos de perlé, aunque huyendo de lo “ya visto”?
No importa el material y el grosor que se utilice. El ganchillo es más un estilo de vida que una moda. Lo importante es tejer con lo que quieras y como quieras, pero disfrutando mientras lo haces. Incluso, es bueno aportar a estos proyectos un toque vintage. Hay realizaciones de diseñador@s actuales que utilizan, con éxito, ese tipo de hilos considerados más tradicionales.

Artículos de decoración del hogar, prendas personales, bisutería, otros complementos, amigurumis…¿nos olvidamos de alguna línea de realización en la que tenga cabida el ganchillo?
No podemos olvidar la utilización de prendas de ganchillo para el “arte callejero”. Actualmente hay eventos en los que un conjunto grande de tejedoras, dan vida a piezas que al final acaban juntando para crear una increíble pieza gigante que decora una calle o zona. He participado en varios, pero quiero destacar el útimo en Málaga , en septiembre, organizado por Ola-lá, AliMaravillas y yo misma, que movilizó a tejedoras de todo el país. Se tejieron en pocas semanas más de 700 flores de ganchillo, que al final darían forma al nombre de la ciudad donde se expuso. Fue increíble que se involucrase tanta gente!

Para terminar, añade un comentario personal tuyo sobre algo que yo no te haya preguntado pero de lo que quieras hablar
Creo que el mundo del ganchillo está evolucionando a pasos agigantados. De hecho, cuando yo empecé, mis amigas me miraban con caras raras; no entendían lo que hacía e incluso bromeaban. Aún se veía el tejer como algo “antiguo”, o “de abuelas”. Ahora ya hay muchísima más gente que teje, y sobre todo gente joven. Se ha creado, aquí en España, y también en el resto del mundo, una preciosa y enorme comunidad de tejedoras.

Leave a comment