Screenshot_20191028-205308

Artentela patchwork zamora abrió sus puertas el 21 de mayo de 2014. Clara Martín, la propietaria de la misma, nos comenta que, “en nuestro taller damos clases de patchwork y tricotado, aunque también, de bordado. Procuramos que no exceda de 6 personas el número de alumnas por grupo, ya que, en las clases masificadas, es imposible atender bien a todas ellas”.

Patchwork y tricotado
“Tanto en las clases de patchwork como en las de tricotado, la media de edad de las alumnas suele ser la misma. No obstante, puestos a marcar las diferencias, en lo que se refiere al patchwork, esta disciplina es más creativa y despierta el interés de las más jóvenes. Por otra parte, el tricotado y el ganchillo, son más cómodos y puedes realizarlos incluso, sentada en un sofá viendo la televisión. El patchwork precisa de más concentración ya que trabajas con el cutter…una regla, y tienes que levantarte a cada momento para coser y planchar cada dos por tres. Al final, a las personas que les gustan las labores, acaban probando un poco de todo.”, nos comenta Clara y añade que, “trabajo con free spirit, tilda, diamond textiles… tejidos americanos, y también algunos nacionales, como los linos, tejidos de pelo…”

El perfil de las clientas
En esta tienda suelen entrar personas de todas las edades, en un promedio de entre 40 y 60 años. “Yo soy una enamorada de la aguja y desde pequeña, no había en Zamora, donde comprar los artículos necesarios para la costura. Ello me llevó a abrir una tienda y aquí estoy, 5 años después, con una gran satisfacción. Procuro renovarme constantemente y la respuesta de mis clientas es muy satisfactoria”.

El escaparate
“En la fachada de mi establecimiento destacan dos grandes cristaleras y en una de ellas, expongo mi producto. Hay temporadas en que lo cambio frecuentemente mientras que otras, no. El escaparate vende mucho. Incluso a veces, observo que hay gente que se para a fotografiarlo, lo cual me llena de orgullo”.

Captar la atención de un público joven
“No hago nada especial para que entren en mi tienda pero la verdad es que sí, que entra gente joven. Puede que sea debido a que tengo 38 años y que me gustan las mismas cosas que a mis clientas. Me encanta transmitir lo que sé. Y cuando veo los trabajos realizados por mis alumnas me enorgullece observar el nivel de los mismos. Y, por descontado, es muy importante contar con un hobby que nos ayude a despejar nuestra mente y olvidarnos de los problemas. Las horas de clase son como una terapia que nos aleja de las preocupaciones que podamos tener. Animo a las personas a que prueben a entrar en el mundo de las labores. Y a que me conozcan a través de Facebook e Instagram contactando artentela patchwork Zamora” concluye nuestra entrevistada.

Leave a comment