LAS CRIATURAS MÁGICAS DE MISTER FINCH

Descubrir el universo de Mister Finch es adentrarse en un cuento de hadas lleno de fantasía, ensueño… y cierta oscuridad, igual que en los mejores relatos del folklore universal. A partir de tejidos antiguos, viejas cortinas de terciopelo, delantales desteñidos y otros materiales reciclados, este artista británico, residente en Yorkshire, ha poblado su mundo de insectos gigantes y criaturas del bosque. Sus esculturas textiles se han expuesto en prestigiosas galerías de Estados Unidos y Reino Unido. Y la creación progresiva de este universo mágico ha culminado en la publicación de dos cuentos infantiles, The Wish Post y Perilune, a los que seguirá un tercer título, cuya publicación está prevista para este invierno. Hablamos con el artista de su proceso creativo.

¿Cuándo descubriste que te interesaba la costura y cómo empezaste tu carrera profesional?

Al principio, fue a causa de… la frustración. Me dedicaba a la joyería y se me hacía difícil tener que delegar en otros para fotografiar mi trabajo. Me volvía loco. Así que lo dejé por completo. Y empecé a reflexionar sobre a qué quería dedicarme. Desde que era niño, he sabido coser y decidí probar con ello. Siempre me han interesado los cuentos de hadas y mi obsesión por este tema está patente tanto cuando diseñaba joyas como ahora en las criaturas que coso. Empecé confeccionando formas sencillas e insectos y, desde ese momento, ya no lo he dejado. Es la mejor decisión que he tomado en mi vida y no lo cambiaría por nada.

Impresiona saber que eres autodidacta. ¿Cómo has logrado tal dominio técnico? 

A base de mucha práctica… He visto todos los tutoriales online imaginables y he leído todo lo que he podido. Creo que ser autodidacta me ha ayudado a trabajar de la manera en que, tal vez, habría enseñado yo. Me encanta aprender a manipular telas para emular plantas y criaturas.

¿Cómo surgió la idea de crear un universo de cuento de hadas?

Creo que es porque he confeccionado tal variedad de animales y plantas que ese universo se ha ido configurando poco a poco por sí solo. Y cuantas más criaturas hago, mejor se me da. En este sentido, autopublicar mis libros me ha permitido profundizar en ello, lo cual ha sido un absoluto placer.

¿Qué es lo que tanto te atrae de la fantasía y los mundos imaginarios?

Es la sensación de evasión. Siempre que creo una nueva historia o tema, no la sitúo en un tiempo lejano, sino en mundo real… y contemporáneo. Pienso que esto es importante. Cuando era niño, la mayoría de historias que leía ocurrían «érase una vez hace mucho tiempo en una tierra muy lejana…». Mis historias tienen lugar ahora, en el presente, delante de nuestros ojos.

Imagino que el folclore, los libros infantiles y la literatura fantástica son una gran fuente de inspiración para ti. ¿Qué escritores, ilustradores o historias han tenido mayor influencia en tu trabajo?

Hay tantos, pero uno de los primeros fue Roald Dahl… Me resultaba emocionante e increíble que un niño pudiera ser amigo de insectos gigantes y se fuera de aventuras. De hecho, los primeros trabajos que hice con tela y alambre son una referencia a ellos. Es una de las razones por las que confecciono insectos gigantes y arañas… El disfrute que supone no desaparece nunca. Por otro lado, también soy un gran admirador del trabajo del diseñador de moda Alexander McQueen.

¿Te documentas o investigas antes de cada trabajo?

A veces, si se trata de una criatura o planta en particular que quiero hacer, sí. Me gusta que los insectos sean muy realistas, pero cambiándolos un poco para hacerlos más míos. En cualquier caso, sí me documento sobre proporciones y tamaños.

¿Y haces también un boceto?

Lo cierto es que no. Como mucho aboceto una idea para recordarla, pero no tengo cuadernos de dibujos llenos de ilustraciones maravillosas. Ojalá fuera así, pero no es el modo en que trabajo. Lo que acabo creando sale directo de mi cabeza. Sí dibujo los patrones previos.

¿Dónde encuentras los materiales?

Siempre los busco en tiendas solidarias o de ropa de segunda mano (son mis favoritas) y también en subastas online. He reunido muchísimas telas a lo largo de los años, así que es muy cómodo tener la oportunidad de recurrir a ellas.

¿Qué utilizas para teñir los tejidos?

Bueno, yo no diría que los tiño… Más bien, los mancho y ensucio con té y café en la fase final. Me gusta darles un efecto envejecido.

Por último, ¿cómo surgió la idea de autopublicar The Wish Post y Perilune?

Siempre he querido crear mis propios libros, mundos e historias, y la autopublicación ha sido una maravillosa oportunidad para hacerlo. Supone muchísimo trabajo en todos los sentidos, pero tener en las manos un libro que has creado tú y que los niños lo lean y les encante es la mejor sensación del mundo. Ahora, estoy trabajando en un tercer libro que espero poder publicar este invierno.

Dejar un comentario