Metalúrgica Folch lanza una nueva línea de producto. Permanece la calidad y la funcionalidad de los alfileres que fabrica desde hace casi un siglo y cuyas características técnicas siguen evolucionando, pero ahora nos presenta el alfiler trotamundos.

De modista N 8, con un packaging llamativo 

El alfiler escogido para la vuelta al mundo es el best seller de esta firma por sus características. El alfiler de acero templado y revenido del N. 8, de 34 mm y 0.60 mm de diámetro fino, alta dureza, y punta progresiva que se convierte ahora, en un trotamundo, siendo el más utilizado en las tareas de confección, costura e infinidad de aplicaciones.

Cajitas vintage

Con una mirada al pasado en el cual los envases y packaging tenían un toque especial y una posterior utilidad. ¿Qué hacían nuestras abuelas con los potes metálicos que contenían productos alimentarios de marca? Los reutilizaban en los estantes de sus cocinas para convertirlos en recipientes para el arroz, la harina, el azúcar….y si las cajitas eran pequeñas, para pastillas, botones y otros elementos pequeños de mercería… la lista puede llegar a ser inmensa.

Nuevo envase, nuevas prestaciones

El envase que nos presenta Metalúrgica Folch está pensado para que los alfileres sean fáciles de transportar y se puedan tener siempre a mano. En ocasiones a las modistas les puede venir la inspiración lejos de su atelier, y necesitan disponer de los alfileres en todo momento. El envase consiste               en una caja con funda deslizable que la protege de su apertura accidental.

En el punto de venta

El expositor contiene 48 cajitas de 10 g cuyo tamaño es de 150 mm x 160 mm x 70 mm  y es ideal para cualquier mostrador. La reposición del mismo se realizará con cajas de 10 unidades.

La vuelta al mundo con alfileres

La primera edición de la vuelta al mundo está formada por varios destinos: Barcelona, Brujas, Colonia, Lisboa, Londres, Madrid, París, Roma, Santorini, Sevilla y Tarraco. Metalúrgica Folch confía en que sea del agrado de sus fieles clientes, y que pueda seguir añadiendo más destinos a esta primera selección.

¿Y los coleccionistas?

No podemos olvidarnos, de los coleccionistas. Coleccionar es reunir recuerdos, vivencias, emociones… en un pequeño o gran espacio. El coleccionista reúne detalles de una misma línea e identidad con el objetivo de añadir más y más componentes de la colección. Con ésta, el “objetivo” está servido.

Souvenir turístico

Todos somos turistas a lo largo de nuestras vidas. Cuantas veces hemos visitado una tienda de souvenirs, y no hemos encontrado ningún artículo que nos haya entusiasmado. Las cajitas de alfileres trotamundos,  pueden llegar a ser un recuerdo de las ciudades que nuestros clientes  han visitado. Una luna de miel en Santorini, un fin de semana romántico en París, una visita a la Sagrada Familia en Barcelona, el foro romano en Roma… cada ciudad nos conecta a un momento mágico y especial de nuestras vidas.

Dejar un comentario