Montbriart es una muestra de artes visuales que se celebra en Montbrió del Camp (este año el 3 y 4 de septiembre), siendo la 10ª edición en la que Metalúrgica Folch estuvo presente con productos que incentivan la disciplina artesanal: alfileres. En ediciones anteriores FOLCH  ha contribuido con la aportación de material para  talleres de arte, pero este año abrió sus  puertas  mostrando  diferentes aplicaciones artísticas hechas con alfileres  de cabeza.

Montbriart es un evento que resalta los valores del arte y la creatividad. Folch ha tenido la oportunidad de recopilar muchas anécdotas y notas históricas de la Fábrica de Alfileres gracias a los  visitantes; antiguos trabajadores, familiares de extrabajadores y otros vecinos de la localidad. Folch contó con la visita de la Alcaldesa de Montbrió, Carmina Blay Boquera, acompañada de La Directora de Servicios Territoriales de Tarragona, Lourdes Malgrat y de Camí Mendoza y Mercè, vicepresidenta primera del Patronato de Turismo de la Diputación (marca Costa Dorada ),sorprendidas de saber que FOLCH  es la única fábrica de alfileres que queda en España. Uno de los atractivos que más llamó la atención durante el evento es la máquina de alfileres que cuidadosamente se expuso. La primera máquina de alfileres que llegó a España en 1887, procedente de Inglaterra 

La identidad de Montbriart  

Montbriart se caracteriza porque sus vecinos ponen a disposición de los artistas las entradas de sus hogares, en los que éstos exhiben sus obras durante el evento. Entradas emblemáticas de Montbrió del Camp que comparten con los artistas.  En el espacio de Folch, el proyecto SILONPINS, diseños con alfileres imperdibles, de la mano de Silvia Corral quien lleva trabajando en Folch desde 1997. MONTBRIART sigue siendo un evento que crece en calidad y poder de convocatoria, tanto a nivel de artistas como de visitantes. En cada Montbriart hay un artista invitado que presenta un show en vivo mostrando el proceso de una de sus realizaciones. En esta décima edición la artista invitada ha sido Carme Bassa

Montbriart y Metalúrgica Folch

Esta muestra ha dinamizado, una vez más, el valor del arte y, al mismo tiempo, ha proyectado y puesto en valor el pueblo de Montbrió del Camp, donde  muchos habitantes tienen un sentimiento de pertenencia con la Fábrica de Alfileres. Bajo el techo de la actual fábrica se guardan muchos recuerdos y secretos de momentos vividos por gran parte de vecinos de esta localidad que han tenido la oportunidad de trabajar en esta emblemática empresa. Hay un gran deseo de que la empresa abra las puertas al público para ser visitada. Jordi Folch presidente y propietario, junto con Josep M. Folch, actual gerente, trabajan para que en un futuro, no muy lejano se pueda mostrar la  fábrica-museo y así compartir  lo más íntimo de la única fábrica de alfileres que queda en España .

Dejar un comentario