El bordado de cintas

Las cintas están muy presentes en nuestro día a día en prendas de vestir y del hogar, en decoraciones y celebraciones y sus colores simbolizan luchas y compromisos sociales. Nos acompañan desde que la humanidad empezó a fabricar telas para vestirse y ornamentos decorativos. “Desde Spiral de Safisa queremos hacer un breve recorrido por el origen de las cintas y por sus usos más actuales”.

¿Qué sabemos sobre el origen de las cintas?

Está documentada su presencia ya desde la Edad Media, cuando los vendedores ambulantes de cintas recorrían Europa vendiendo cintas para adornar las prendas y hacerlas más lujosas.

En el siglo XVII las cintas jugaron un papel muy imprtante en la moda, tanto la ropa masculina como la femenina, así como en los accesorios, desde guantes hasta gorros estaban adornado con cintas de muchas formas. Con la revolución industrial se empezaron a desarrollar telares, como el de motor holandés, que permitían producir seis tipos de cinta simultáneamente bajo la supervisión de un operador. Esta expansión en la producción de las cintas permitió también decorar los trajes de las clases populares y los vestidos tradicionales se enriquecieron con cintas simples o trenzadas, colores, encajes, cuentas y otros motivos que han llegado hasta nuestros días.

El bordado con cintas

La historia del bordado se inicia en la antigua China, durante la Dinastía Shang, como se recoge en un artículo publicado recientemente en la revista número 7 B&B Blonda Bordana. Los primeros ejemplos del bordado chino que aún existen son prendas del Turquestán oriental de la dinastía Tang (618-906). Desde Francia se extendió la moda del bordado con cintas por toda Europa. La invención en 1828 de la primera máquina de bordar por el alsaciano Joseph Heilman, hizo posible la producción en serie de bordados. Sin embargo, se sigue practicando como un trabajo de artesanía, al igual que en la antigüedad.

Cuando queremos afrontar una labor como el bordado con cintas necesitamos agujas de diferentes tipos para permitir el enhebrado y el paso de la cinta; una cinta métrica; tijeras especiales para el bordado; lápiz de calco; alfileres; bastidor; tejido sobre el cual se va a realizar el bordado, y cintas, de diferentes colores, anchos y texturas. Algunas de las cintas más apropiadas son la cinta de raso, el grosgrain, el jacquard, el tafetán, la organza y la cinta metalizada.

El bordado con cintas es una de las técnicas más antigua, fácil y divertida. Podemos bordar cualquier tipo de tejido y con cualquier tipo de cinta, aunque no con todas podremos hacer los mismos puntos. También podemos utilizar cintas jacquard o tejidos con estampados, utilizando parte de los dibujos como esquemas para el bordado, dando un resultado totalmente único en cada bordado, reflejando la personalidad de cada persona.

En la nueva colección de jacquard de Spiral de Safisa podemos encontrar la inspiración para bordar con cinta. Cada uno de los nuevos artículos puede ser la base para hacer nuestro bordado consiguiendo dotar de relieve a los motivos. Con esta técnica, las flores que acompañan a un pájaro suspendido en una rama adquieren mayor protagonismo o el mismo pájaro y, en su conjunto, contribuye a enriquecer la prenda en la que cosamos la cinta jacquard, ya sea un traje tradicional, un mantón o cualquier indumentaria festiva.

Dejar un comentario